Cerveza en Alta

¿Cuál es la diferencia entre Pilsen y Lager?

Nuestra cotidianidad está llena de dualidades que a veces nos meten en discusiones interminables (y en la mayoría de los casos, estériles): ¿Messi o Cristiano? ¿Bolívar o Santander? ¿Yankees o Red Sox? ¿Socialismo o Capitalismo? Podría pasar todo el día mencionando debates binarios, pero sin duda uno de los que ha generado mayor ruido y controversia histórica en el tema de la cerveza es esa tonta pretensión de confrontar a Pilsen vs Lager.

Cierto día hace ya un buen tiempo, cuando aún vivía en Venezuela, me encontraba en un bodegón de licores cuando (palabras más, palabras menos) escuché de dos tipos una conversación que venía mas o menos así:

– Mano, ¡ve esta cerveza Pilsen importada que acaba de llegar!
– Que va bro… si voy a pagar por una cerveza importada, sólo compro es Lager. No me gusta la Pilsen… de vaina «Polar».
– ¿y qué es lo que tomas tú entonces?
– Heineken o Budweiser. De lo contrario prefiero beber whiskey o ron.

Hoy analizo este diálogo y me doy cuenta de dos cosas: la primera es el derroche de esnobismo de un tipo que veía mucho la publicidad de UEFA Champions League o la del Super Bowl (una víctima mortal del marketing), y la segunda es que su estupidez sólo podía ser superada por su ignorancia en materia de cervezas, de las cuales hablaba con una certeza y propiedad que dejaba atónito a cualquiera. Decir que nos gustan las Lager y no las Pilsen es tan incongruente como decir que te gustan las Kardashians pero no te gusta la mujer de Kanye West. Es importante entender en principio que esta es una confusión bastante común. En uno de mis artículos anteriores explicaba que existen tres familias cerveceras y que una de ellas son las cervezas de baja fermentación, también conocidas como LAGER. El término Lager proviene del alemán y significa ALMACENADO, puesto que para estabilizar el sabor y remover partículas residuales los barriles eran almacenados en bodegas subterráneas a temperaturas muy bajas. Por otra parte, PILSEN es apenas una subdivisión de la familia, llamado también de estilo cervecero.

Entonces, ¿por qué es una burrada decir que me gusta la Pilsen y no la Lager (o viceversa)? La respuesta es bastante simple: ¡porque la Pilsen es una Lager!

Ahora bien ¿estoy diciendo que Pilsen y Lager son la misma cosa? ¡Para nada! Lo que estoy diciendo es que Pilsen es un estilo dentro de la familia Lager. Es decir, Pilsen es una de las muchas cervezas de baja fermentación. Ahora bien, no todas las cervezas de baja fermentación son Pilsen.

La gran mentira

A nivel de Latinoamérica es muy frecuente esta confusión, y se viene dando por la manera en cómo son identificados los rótulos de las cervezas. Por ejemplo: si nosotros agarramos una botella de Cerveza Polar en Venezuela, Quilmes en Argentina, Patricia en Uruguay, Escudo en Chile… estas van a decir “Cerveza tipo Pilsen”. Por otro lado, si agarramos una botella de Heineken, que en Holanda es clasificada como Pilsner, va a decir en su rótulo “Premium Lager”. Por lo que, si a alguien de casualidad le gusta la Heineken y no le gusta la Quilmes va a decir que le gusta la Lager y no la Pilsen; pero si por el contrario, prefiere la Polar por encima de la Heineken (típico regionalismo venezolano) va a decir entonces que le gusta la Pilsen pero no la Lager… cuando la verdad, si te gusta la Pilsen estás diciendo automáticamente que te gusta una Lager, y si te gusta la Lager estás agarrando un saco que lleva metida dentro a las Pilsen.

Es importante también aclarar que no todas las Lager se parecen a la Heineken: no son doraditas, ni con amargor frutal, ni refrescantes del tipo que quita la sed ni altamente carbonatadas. Puedo mencionarles un estilo dentro de la familia Lager que es diferente a eso y es la Munich Dunkel. Es una cerveza de un color marrón bien intenso, más espesa, con más cuerpo, con un amargor más terroso, algunas veces hasta levemente metálico. Toques altamente tostados y en algunos casos con un saborcito medio achocolatado. Ojo, no necesariamente quiere decir que tenga chocolate adicionado, sino que esa es la manera en como nuestros quimiorreceptores funcionan al hacer similitudes con sabores que hayamos experimentado previamente.

Finalmente, no todas las cervezas que se dicen llamar PILSEN efectivamente lo son. Este estilo cervecero es probablemente el más famoso del mundo y por ende el más consumido, por lo que el tema del nombre termina siendo una treta de Marketing. No es lo mismo «Cerveza Pilsen» que «Cerveza tipo Pilsen». De todas maneras, esto es material para otro artículo. Por lo pronto les invito a poder buscar con detenimiento una verdadera Pilsen en el supermercado más cercano, bodegón de licores o tienda especializada de confianza y hacer el ejercicio de evaluar si en efecto se parece a lo que hemos venido bebiendo a lo largo de todos estos años. Si le prestas atención, tu paladar va a empezar a afinarse y puedo entonces darte oficialmente la bienvenida a este maravilloso universo de la degustación de cerveza.

Saude!


Fuente: lagermaster.blogspot.com

Deja una respuesta