agua y cerveza
¿Sabías qué?

¿Cómo influye la geología en el sabor de la cerveza?

Compartimos una interesante infografía sobre la incluencia que ejerce la geología en el sabor de la cerveza:

También leemos el artículo «Cerveza y geología» de donde extraemos los siguientes párrafos:

#consumelocal

La cerveza es un 90% agua por lo que la calidad y las características físico-químicas del agua utilizada determinarán la calidad de nuestra cerveza.

¿Y de qué depende la calidad y química del agua? Pues de la geología que atraviesan los ríos y las aguas subterráneas, ya que influirá en la concentración de minerales y el pH.

En general se puede decir que las aguas blandas son ideales para cervezas claras y las aguas duras para cervezas oscuras. La dureza del agua hace referencia a la concentración de compuestos minerales que hay en una determinada cantidad de agua, principalmente sales de magnesio y calcio. El agua denominada comúnmente como “dura” tiene una elevada concentración de dichas sales y el agua “blanda” las contiene en muy poca cantidad.

Si nos fijamos en un análisis de la composición química del agua embotellada siempre se analiza: bicarbonato, sulfatos, cloruros, sodio, calcio, magnesio, potasio y sílice.

En la cerveza, el calcio es importante para la acidificación reduciendo el pH mientras que el bicarbonato disminuye la acidificación. El sodio da sabor y cuerpo a la cerveza y el sulfato acentúa el amargor del lúpulo resultando una cerveza de sabor seco. Los cloruros dan dulzor a cervezas con mayor contenido maltoso. Por lo tanto el mayor contenido en uno u otro ion nos dará cervezas con distintos sabores.

Deja un comentario