ejercicio
¿Sabías qué?

¿Son compatibles la cerveza y el ejercicio?

Los beneficios de la cerveza después de realizar actividad física son efectivos siempre y cuando la persona la consuma con moderación.

Esta bebida contiene entre 3 y 5% por volumen de alcohol etílico o etanol. El cual, en cantidades elevadas, es muy perjudicial para la salud.

#consumelocal

Al ser metabolizado por el cuerpo es dañino para los nervios y órganos como el hígado, los riñones y el páncreas.

No obstante, en cantidades moderadas podría tener beneficios sobre el sistema cardiovascular. Ya que actúa como un diluyente de la sangre.

Los límites de alcohol no perjudiciales no deben superar una bebida para las mujeres y máximo dos para los hombres.

Además, hay que tener en cuenta que la cerveza es relativamente alta en calorías. Ya que, por lo general, aporta entre  110 y 150 calorías por cada 12 onzas (400 ml).

Por lo tanto, su consumo excesivo podría reducir cualquier esfuerzo hecho mediante el ejercicio, cuyo principal objetivo sea el de perder peso.

Los componentes de la cerveza

Además del alcohol, la cerveza contiene cierta cantidad de electrolitos y minerales tales como el sodio y el potasio. Elementos que conducen la electricidad en fluido y que ayudan a que los mensajes se transmitan de forma adecuada por los nervios.

Además, desempeñan un rol importante en la distribución de agua en el cuerpo para una adecuada hidratación.

En menor cantidad también aporta minerales esenciales para la salud ósea y muscular, como es el caso de:

  • El calcio.
  • El magnesio.
  • El fosfato.
  • El potasio.
  • El sodio.
  • El selenio.
  • El flúor.

Fuente: mejorconsalud.com

Deja un comentario