cerveza
¿Sabías qué?

Cola de pescado: el ingrediente secreto de muchas cervezas

Si le preguntas a alguien que haga una lista de los ingredientes clásicos de una cerveza, lo más probable es que te digan: lúpulo, malta, cebada y agua, con un poco de levadura.

Es poco probable que la vejiga natatoria de los peces esté en la lista.

#consumelocal

Y de hecho, es muy probable que la cerveza que te tomas tenga ese ingrediente, conocido como cola de pescado.

Se utiliza desde el siglo XIX como un agente para hacer que la cerveza sea más clara, brillante y atractiva para los bebedores.

Es inodoro y sin sabor, y se utiliza ampliamente por fabricantes cerveceros, desde grandes marcas hasta artesanos.

Pero su prevalencia significa un problema para vegetarianos y veganos, muchos de los cuales no saben que tienen que fijarse en los ingredientes cuando deciden comprar una cerveza.

¿Por qué los fabricantes de cervezas decidieron en un momento de la historia empezar a usar ingredientes para aclarar?

El periodista, escritor sobre cervezas -e incondicional de Camra- Roger Protz remonta esta práctica al siglo XIX, cuando los vasos transparentes remplazaron los de piedra, cerámica y metal.

Otra razón es la presión de servir cervezas lo más rápido posible.

«Particularmente en nuestra época en que la gente en los bares quiere su cerveza lo más rápido posible, y la cola de pescado es un atajo que los ayuda a disminuir el tiempo en que se asienta el líquido», contó Protz.

Protz es de los que anima a las empresas a seguir el ejemplo de la compañía irlandesa Guinness, que el año pasado anunció que iba a dejar de usar la cola de pescado en sus productos.

Y esta es una decisión que fue apoyada por la Sociedad Vegetariana.

«El uso de cola de pescado en las bebidas es una de las grandes frustraciones de los vegetarianos amantes de la cerveza», señaló John Soonaye, miembro de la sociedad.

En la actualidad se ha reducido mucho el uso de esta sustancia en la industria alimentaria, al haberse sustituido por formas más modernas de gelatinas. Sin embargo, todavía se puede encontrar en los procesos de elaboración de ciertas cervezas.

¿Realmente son un problema esas cantidades mínimas? Para muchos puede parecer una tontería sin importancia, pero aquellos que sigan una dieta vegetariana estricta, o que tengan firmes convicciones en cuanto a su dieta, la sola presencia de elementos animales supone un problema, por mínimas que sean las trazas presentes en la cerveza final.


Referencias:

Deja un comentario