cervezas artesanales
Perfiles

Una mirada al mercado de cervezas artesanales en Venezuela

Es fascinante ver cómo la revolución de la cerveza artesanal en América Latina ha sido muy similar al proceso descrito por Steve Hindy en los Estados Unidos de Norte América, Aunque Venezuela todavía no ha alcanzado el mismo nivel de desarrollo en el negocio de la cerveza artesanal, como muchos de sus vecinos, tenemos que reconocer que algunos hechos, tales como la evolución de cervecerías caseras a micro cervecerías, el establecimiento de asociaciones y otros, respaldan esa historia.

La delicada situación experimentada por Venezuela en la última década ha afectado prácticamente a todos los negocios en el país, ¿pero cuál fue el impacto de este contexto en el mercado cervecero? Para una mejor comprensión, fuimos a conversar con microproductores independientes que continuaron activos en el país.

#consumelocal

Los pioneros y las leyes

La producción independiente de cerveza comenzó a principios de la década del 2000, siguiendo los mismos pasos que otros países sudamericanos. Guillermo García, uno de los dueños de Pisse des Gottes, fundada en el 2008, afirma que en ese tiempo la Hefeweizen era considerada como una cerveza de alta gama, y la IPA entonces, algo de otro planeta. El ex músico es muy crítico sobre la situación política del país. Además de enfrentar una inflación que ha sobre pasado más de un millón por ciento en el índice acumulado desde el inicio de la crisis, él dice que uno de los mayores retos es lidiar con el control de divisas (establecido en el 2003) que no les permite acceder a mejores y más baratos ingredientes.

Pisse des Gottes

«Las leyes siempre han sido las mismas. Si produces menos de 24 mil litros al año no eres reconocido por la ley. En esta difícil situación económica, es difícil para muchos cumplir con esa cantidad. Nos gustaría un hito legal en donde pudiéramos operar pagando impuestos de acuerdo a nuestra capacidad. Eso sería un mundo ideal.»

Alfredo Sandoval, que ahora vive en Uruguay, fue otro cervecero pionero en Venezuela, con su extinta cervecería Pilger. Él afirma que la confrontación declarada entre micro y macro cerveceros, tal como existe en los Estados Unidos, nunca ocurrió en el país, principalmente debido a que los micro cerveceros nunca intentaron alcanzar niveles significativos de producción que encendieran las alertas de los gigantes. A pesar de esto, Guillermo García cree que los grandes entre los pequeños, como Tovar y Destilo, viven de la ilusión de que pelean por los consumidores de las grandes marcas.

Sin embargo, la influencia de las micro cervecerías ya se nota en la industria macro. Algunas de las grandes cerveceras comenzaron a producir IPAs, por ejemplo. Aunque de calidad cuestionable, este hecho debe ser reconocido como positivo dentro del arduo proceso que ha sido formar a los bebedores con un mejor gusto por la cerveza en el país.

Actualmente, el concepto de cerveza artesanal no existe en las leyes. Otros hitos legales también bloquean el avance de la industria en relación con el resto del mundo, tales como la prohibición de servir cerveza donde se haga. En ese sentido, las cervecerías con salón están prohibidas. Alexander Jiménez, fundador de Norte del Sur, dice que las macro cervecerías mantienen las prácticas monopolísticas y crean barreras para que los artesanos entren al mercado.

«Ellos no han estado interesados en acercarse al movimiento de cervezas artesanales ni a compartir conocimiento o cultura. Ahora estamos buscando tres puntos importantes: que el concepto de cerveza artesanal sea incluido en las leyes. Que la cerveza pueda ser vendida en los lugares donde es producida. Que los impuestos sean establecidos de acuerdo a los volúmenes de producción y que podamos distribuir directamente a los retailers.»

Alexander Jiménez, Norte del Sur

El panorama actual

ACAV, la Asociación de Cerveceros Artesanales de Venezuela, está atravesando un momento difícil. Se realizaron unas elecciones para cambiar los directores de la institución, pero a pesar de la victoria, los nuevos estatutos todavía no se han implementado. Irónicamente, hay dos presidentes en la oficina y mucha incertidumbre en el aire, lo que termina en deslegitimar a todo el mercado.

Debido a razones como ésa, obtener información oficial es difícil en estos tiempos. Muchas fábricas han cerrado y muchas nano-cervecerías han llegado para satisfacer demandas muy puntuales. No hay datos sobre cuál es el número de micro cervecerías con producción activa en el país, aunque en el 2017 la agencia Reuters encontró que serían alrededor de 30. Este número es extremadamente bajo comparado con Uruguay, por ejemplo, un país de pequeñas dimensiones territoriales y que en el 2017 contaba con aproximadamente 75 marcas, con una proyección de crecimiento de 30% para el año siguiente. En Brasil, el número oficial para el 2018 fue de 835 cervecerías.

Las estadísticas de consumo per capita son aproximadas y basadas en la publicaciones de la Cámara de Cerveceros de Venezuela, que incluyen a Cervecería Regional y Cervecería Polar, las dos productoras más grandes del país. De acuerdo a esa publicación, desde 2009 a 2018, el consumo cayó de 70 litros a 30 litros per capita. El número más alto que se ha alcanzado fue de 90 litros. La producción de las macro cervecerías cayó fuertemente de 21 millones de hectolitros a 9 millones en el mismo período. El porcentaje estimado de participación de cervecerías artesanales es de solo 0.06% en el 2018.

En febrero de 2018 en Panamá, muchos cerveceros de países de Sur y Centro América se reunieron para crear el Grupo de Cerveceros de América Latina. La iniciativa pretende reforzar el intercambio de experiencias y diseminar buenas prácticas entre esos países para que el mercado, relativamente joven, pueda crecer de una manera saludable. Uruguay fue seleccionada para presidir el grupo, con Brasil en la vicepresidencia. Mientras que algunos países históricamente menos expresivos en producción de cerveza, tales como El Salvador y Nicaragua, se asociaron en el bloque, Venezuela terminó fuera del mismo. Debido a pérdidas como ésta, el sector cervecero detrás en relación a los mercados locales y globales.

Medallas ganadas por Pisse des Gottes

Muchas cervecerías venezolanas han sido reconocidas en competencias internacionales. Norte del Sur tiene medallas de competencias en Norte América, Cacri ganó un oro en el Commonwealth of Kentucky, Mito ganó un oro en el 2013 en México, Coronarias ganó un bronce en la Copa Cervezas de América en Chile. Andrés Moix de La Esquina ganó oro recientemente en la copa de cerveceros caseros en Ecuador. Pisse des Gottes también ha ganado 14 medallas, entre bronce, plata y oro, en las copas de Alltech Dublin y Kentucky, en la Copa Cervezas de América, y en la Copa de América Latina en Perú.

Alfredo y Paul Sandoval

Sólo dos jueces de BJCP se mantienen en el país, Guillermo de Pisse des Gottes y Alexander de Norte del Sur. Ellos siguen realizando pequeñas competencias para fomentar el crecimiento de la cultura cervecera. Los hermanos Alfredo y Paul Sandoval, los primeros venezolanos en ser certificados como jueces por la BJCP, dejaron el país para vivir en Uruguay. Ambos trabajan actualmente en cervecerías en Montevideo. Alfredo es el maestro cervecero de Mastra, una muy conocida cerveza de transición y la primera marca artesanal local. Paul trabaja en una cervecería de alta gama llamada Oso Pardo. Juntos mantienen una nano cervecería llamada Avante Brewing, y ya han ganado una medalla de plata en Alltech en Dublin con su Coffee Stout.

Lo que sigue

La crítica gastronómica y observadora del mercado local de cerveza artesanal, Rossana Di Turi cree en el potencial de los pioneros, tales como Tovar; Norte del Sur, Mito y Yaracuy. Ella apuesta por el crecimiento y expansión de los estilos que imprimen características nacionales a la bebida. Después de todo, estos fueron los pocos que resistieron las circunstancias económicas actuales y mantuvieron vivos sus negocios.

«Creo que habrá más desarrollos y diferentes propuestas gracias a estas cervecerías artesanales. Un ejemplo de esto es la IPA de Solera.»

Algunos avances en la ley comienza a notarse. El año pasado, un decreto presidencial, que duró hasta diciembre de ese año, eximió de impuestos a algunos bienes por un 25%, incluyendo a aquellos usados en la industria cervecera, lo que beneficia y alienta la instalación de nuevas fábricas. Éste es el caso de Norte del Sur. En proceso de expansión, ellos adquirieron equipos eslovacos que incrementará su capacidad de producción a 180.000 litros por año, para finales de 2019. Falta ver si otros decretos o leyes se promulgarán para que estas fábricas sean capaces de mantenerse por sí mismas en el largo plazo.

Las cervecerías artesanales en Venezuela se mantienen gracias a una pequeña élite que es capaz de pagar por sus productos. Aquellos que continúan produciendo se han beneficiado de la ausencia de competencia.

«Tenemos personas comiendo de la basura en la calle y no es el mejor momento para que muchas personas se sienten y digan: vamos a ver cuáles son las diferencias entre porter y stout. Sobrevivimos para estar aquí cuando las cosas mejoren. Es nuestro deseo. No podemos detenernos ahora que necesitamos cultura y trabajo. Es parte de nuestro compromiso.»

La noble resistencia que Guillermo defiende es compartida por muchas personas. Además de las micro cervecerías, otros emprendimientos gastronómicos presentan propuestas innovadoras, tratando de fortalecer la cultura y la economía local. Muchos están de acuerdo en que deben resistir y esperar por un mejor futuro. Sólo entonces, cuando el país salga de la crisis y vuelva a crecer económicamente, ellos serán capaces de levantar nuevos vuelos. Con personas de calidad y bien preparadas, el país también ha demostrado que tiene suficiente, sólo tenemos que esperar por los próximos capítulos de la política para ver cómo se moverá la revolución de la cerveza artesanal.


Tomado de https://sommbeer.com

Artículo escrito originalmente por Victor Kling , periodista y sommelier de cervezas con varios años de experiencia escribiendo sobre cerveza en inglés, español y portugués para diferentes sitios web y revistas. También tiene su propio blog, LadoBier. Pueden seguirlo en Instagram en @klingvictor

Deja un comentario