Comer con cerveza
Maridajes

5 razones para comer con cerveza

Una de las bebidas más populares toma nueva fuerza como protagonista en el maridaje con diversos platos para disfrutarla al máximo:

  • No. 1 Es más refrescante que el vino. La cerveza es más refrescante y quita más la sed que el vino. Esto es muy importante en el caso de comidas muy picantes, especiadas o platos pesados y con mucho sabor.
  • No. 2 Hay gran variedad de sabores y estilos. La cerveza ofrece una mayor variedad de sabores y estilos y hay mucha más diferencia de sabor entre los distintos estilos de cerveza que entre los del vino. Esto hace que haya más posibilidad de elegir
  • No. 3 Tiene menos alcohol y calorías. La cerveza tiene menos alcohol y menos calorías que el vino, lo que permite no acabar una comida con una sensación de medio ebriedad si consumimos la misma cantidad.
  • No. 4 Es más barata. La cerveza cuesta menos que el vino. Hasta las cervezas de mayor calidad y que más nos pueden agradar son mucho más asequibles que cualquier vino de calidad, que puede tener precios desorbitados e incluso costar más que la propia comida. La cerveza encuentra en los ácidos, maridajes de gran interés gastronómico, puesto que es precisamente en este terreno donde los vinos no tienen nada que hacer. Cualquier plato aliñado con vinagre no debe acompañarse con vino.
  • No. 5 Alivia la sensación del picante. La cerveza es la contraposición perfecta a la sensación del picante: los platos picantes y muy especiados producen en la boca cierto “agobio” que no admite fácilmente cualquier bebida alcohólica. La cerveza en cambio alivia esa sensación. Es la contraposición perfecta a la sensación del picante. (vía Maridajes Gourmet)

Tomado de Esnobismo Gourmet.

#consumelocal

Deja un comentario