abc

ABC Cata Cerveza

Pequeño ABC de la cata de cerveza

Cortesía de Esnobismo Gourmet

  • Accesorios. Básicamente necesitas asegurarte de tener un destapador para que puedas remover la chapa de las botellas.
  • Birras. Recomendamos por lo menos 3 estilos diferentes. Siempre es más entretenido cuando se pueden comparar diferentes cervezas entre sí y, generalmente, incluso se aprende más sobre esta bebida.
  • Cristalería. Si bien hay puristas que se toman muy en serio la copa o jarra para cada estilo, generalmente con una copa de vino blanco se puede servir. Lo ideal es que cada persona tenga una copa por cada tipo de cerveza. Sí no hay copas, jarras o algún recipiente que tenga un asa para no calentar la cerveza.
  • Duración. Por supuesto que cuando se trata de amantes de la cerveza puede extenderse cuanto uno quiera, pero la parte más detallista de la actividad debería durar entre 45 minutos y una hora para que todos mantengan el interés.
  • Estilos. Las cervezas se dividen en familias y estilos y es fundamental conocer el estilo de una cerveza antes de evaluarla. La idea es ver si lo que tenemos servido se corresponde con las características del estilo y a partir de allí se comienza el resto de la descripción.
  • Filtrado. Es un elemento a considerar para evaluar una cerveza. Cuando la birra ha sido filtrada no debería tener partícula alguna, en cambio, existen estilos en los que se evita este proceso por lo que es común un carácter turbio.
  • Gusto. Aunque es el sentido alrededor del cual parece girar la cata, hay que entender que se trata simplemente de uno más de los 4 que se activan para disfrutar una cerveza junto con la vista, la nariz y el tacto. En boca vamos en busca de aquello que habíamos percibido en nariz y de esos otros sabores que aparecen. Los tostados y amargos suelen aparecer con frecuencia.
  • Hidratación. Los umbrales de tolerancia al alcohol varían de persona a persona pero lo cierto es que en una cata es muy importante contar con agua para mantenerse hidratado. De hecho, lo ideal es contar con una copa adicional que ya esté servida al lado de las que contienen la cerveza.
  • IBU. Siglas definidas por la Sociedad Americana de Químicos Cerveceros que significa International Bitterness Unit (Unidad Internacional de Amargor) y se usa para medir cuán amarga es una cerveza. Mientras mayor sea el valor del IBU, más amarga será.
  • Jarra. Puede ser una buena aliada en lo que a cristalería se refiere. En ella pueden servirse sin problema cervezas de fermentación baja tipo lager.
  • Krausen. Técnica de carbonatacion alemana que consiste en agregar mosto sin fermentar antes de embotellar. Con esto se consigue una carbonatación natural que se puede apreciar en cata con una mayor intensidad de la sensación de las levaduras.
  • Lúpulo. Uno de los ingredientes fundamentales de la cerveza. Siempre es interesante ver cómo la intensidad del lúpulo acentúa o hace más tenues las impresiones cítricas y el amargor de la cerveza. En algunos estilos es importante saber el tipo de lúpulo utilizado.
  • Manteles individuales. Lo ideal es imprimir unas hojas, digamos tamaño carta u oficio, en horizontal, que incluyan en la parte superior un círculo por cada cerveza a degustar para colocar allí la copa y debajo unas líneas para que los participantes puedan anotar sus impresiones.
  • Nariz. De ella depende gran parte de la experiencia de la cata. Se acerca siempre la copa a la nariz, nunca la nariz a la copa y se introduce bien en ella para inspirar profundamente y comenzar a identificar los aromas y perfumes de la cerveza.
  • Olores. Generalmente se refieren a aquellos que indican defectos. Papel mojado, azufre, huevo podrido son algunos de los más comunes. Estar atento a ellos previene experiencias gustativas frustrantes.
  • Perfume. En las cervezas más logradas son esas sensaciones estimulantes que muchas veces nos recuerdan las flores y las frutas como exquisito contrapunto a las notas más austeras propias de la levadura. Se ubican al extremo opuesto de los olores.
  • Quesos. Una acompañante a veces subestimado de las cervezas. Los quesos azules o con una fuerte impresión de sabor pueden balancearse con una birra de malta oscura mientras los más frescos pueden favorecerse de las cervezas rubias más ligeras.
  • Retrogusto. La impresión que se tiene del aroma y sabor de la cerveza por la conexión boca/nariz. Permite percibir algunos matices que no pueden sentirse de ninguna otra manera. Requiere tomar un poco de aire por la boca para activar la estimulación.
  • Saccharomyces. Nombre científico del género de levaduras que comprende aquellas utilizadas en la elaboración de vinos, cerveza y pan. Su conocimiento y control ha sido parte de la historia de la humanidad desde tiempos remotos.
  • Turbidez. Carácter turbio que puede presentar a la vista una cerveza. Cuando se trata de un producto filtrado puede indicar algún tipo de defecto, en cambio, en productos y estilos en los que se conserva la levadura en botella no sólo marca la correcta elaboración sino que permite que la cerveza madure con el paso del tiempo.
  • Umami. El Santo Grial en lo que a sabor se refiere. Se trata de un vocablo que significa sabroso y se le considera​ uno de los cinco sabores básicos junto con el dulce, ácido, amargo y salado. Aunque es difícil precisar qué necesita una cerveza para identificarla con esta cualidad, sí puede decirse que cuando se armoniza con algunos platos (como, por ejemplo, con el ceviche), la combinación efectivamente alcanza el nivel de umami.
  • Viscosidad. Uno de los elementos a tomar en cuenta en la percepción y descripción del cuerpo de la cerveza: los estilos más ligeros tienden a tener menos viscosidad -más bien expresan un carácter fluido como el del agua- mientras que las birras con mayor cuerpo son untuosas y en algunos casos hasta masticables.
  • Weiss. Término que con algunas variaciones -weisse, weizen, weizenbier- refiere a cervezas que contienen trigo en su elaboración.
  • X. Marque con una «X» si le gustó la cerveza.
  • York (Jamón). En su receta original es un jamón curado y cocido en cerveza por lo que suele proponer una armonía deliciosa con cervezas que tengan un ligero carácter especiado.
  • Zimurgia. Es la ciencia que estudia la fermentación por levadura en la elaboración de la cerveza.